El vehículo como ventaja competitiva

El vehículo como ventaja competitiva

En lo que al sector empresarial se refiere, la sociedad actual representa el modelo más feroz de competencia de cuantos han existido a lo largo de la historia. Sea cual sea la actividad de un negocio, encuentra cientos o miles de competidores en todos los frentes: de manera presencial, en Internet, en lo relativo a campañas de marketing, en redes sociales… La sociedad global ha permitido que muchas empresas sean capaces de llegar a prácticamente cualquier cliente en cualquier parte del mundo y eso es lo que está haciendo posible que la competencia sea del modo en el que existe hoy.

Una de las cuestiones en las que más clara es la competencia entre las empresas en la actualidad es en lo relativo a la rapidez, a la velocidad a la que debemos hacerlo todo para que nuestro producto o nuestro servicio aparezca antes que el de las empresas que conforman nuestra competencia. De hecho, es la velocidad precisamente el factor más determinante en todo lo que está ligado a la logística de una empresa, tal y como se desprende de este artículo publicado en el blog ICIL, dedicado a la investigación, formación y divulgación en el ámbito de la logística y la cadena de suministro.

Efectivamente, para competir hay que ser rápido y hábil. Rápido en la adquisición de todos esos elementos que nos valgan para realizar nuestra actividad del modo más eficiente posible y hábil para saber en quién confiar para obtenerlos. Con esas dos habilidades por bandera, las empresas de nuestra competencia sólo podrán igualar nuestra eficacia, pero nunca superarla. Eso es del todo imposible.

La rapidez es un factor importante también en el inicio de la vida de una entidad. Este momento es uno de los más delicados de la misma porque es necesario hacer acopio de un gran abanico de cosas y hasta que no se consiguen no se puede entrar en la batalla de la competencia. En otras palabras, hasta que no se consiguen estamos perdiendo dinero. Ser capaces de revertir la situación cuanto antes es un factor de máxima importancia para comenzar la actividad del nuevo negocio con buen pie.

Uno de esos productos que tanta falta les hace a miles y miles de empresarios es un vehículo de empresa que les permita moverse de un lado a otro de su ciudad o del país sin tener que depender de otros o del transporte público. No conseguir un coche propio de un modo rápido y eficaz es una de esas cuestiones que pueden hacer perder mucho dinero a los nuevos empresarios. Teniendo en cuenta que son muchos los empresarios que depositan su confianza en la seguridad y fiabilidad alemana a la hora de hacerse con un vehículo, es más imprescindible que nunca que existan empresas de transportistas que sean capaces de hacerles llegar esos vehículos lo más rápido posible. Transportes Cars es una de esas empresas que lleva años dedicándose a transportar, desde muchos lugares de Europa, los nuevos vehículos de los nuevos emprendedores.

Los transportes entre Alemania y España, un clásico

Como ya hemos comentado en los anteriores párrafos, los españoles confiamos mucho en Alemania a la hora de adquirir nuestro nuevo vehículo. Y no sólo los empresarios. Muchísimos particulares ponen sus ojos sobre el país germano a la hora de comprar sus vehículos porque se fían de la enorme potencia y seguridad que se desprende de la automoción alemana. Y es que la tradición que tiene el país centroeuropeo en un sector como este le avala.

Además, Alemania está últimamente de enhorabuena en todo lo referido al sector, porque, tal y como informaba el portal web ecomotor.es, han aumentado las ventas de vehículos un 11’6% según los datos del pasado mes de febrero. Esa subida es debida a que, como en España, también hay muchas personas en otros países europeos que deciden comprar un coche alemán. Pero para conseguirlo de la manera más rápida y eficaz tienen que existir empresas dedicadas al transporte internacional de vehículos. Empresas como Transportes Cars.

Ser capaces de conseguir todas las herramientas de trabajo en el menor tiempo posible es una ventaja competitiva de cara a las demás empresas de nuestro sector, una competencia que se frota las manos con cada día que perdemos intentando conseguir todo lo necesario para plantarles cara.

Deja un comentario