La Casa de los Disfraces, un ejemplo de adaptación a la realidad actual

La Casa de los Disfraces, un ejemplo de adaptación a la realidad actual

Acabamos de empezar 2018 y hablar de que todavía estamos a comienzos del siglo XXI ya se ha quedado desfasado. Las cosas ya no son como lo eran en los primeros 2000 en prácticamente ningún sentido. La vida es otra y no es para nada descabellado pensar que ha cambiado mucho más nuestra sociedad en estos años que en los 30 anteriores.

Que haya aparecido Internet y, consecuentemente, las nuevas tecnologías, ha propiciado un cambio sustancial a la hora de enfrentarse a todo tipo de situaciones. El mundo empresarial es uno de los que más ha notado esta serie de cambios. Y es que nada tiene que ver la manera en la que una empresa trabajaba en el año 2000 a cómo lo hace en la actualidad. Y si en algún lado se siguen empleando los métodos y técnicas que regían en dicha época, está totalmente perdido.

La venta por Internet es la prueba más fiel de lo que venimos comentando. Cada vez son más las personas que deciden hacer sus compras vía online. Tanto es así que ya hay quien asegura que el dinero en papel tiene los días contados teniendo en cuenta la gran cantidad de transacciones que se realizan hoy en día con tarjeta e incluso con nuestro propio teléfono móvil.

Las empresas se han dado cuenta del potencial que pueden adquirir gracias a la red y es por eso por lo que, en los últimos años, han volcado en ella todas sus estrategias de marketing, sus mensajes publicitarios y su contacto con el cliente, esto último sobre todo gracias a la existencia y desarrollo de las diferentes redes sociales. Son muchas las que ya están sacando rendimiento a todas esas virtudes, consiguiendo más beneficios y, ante todo, consiguiendo una imagen estupenda de cara a la galería.

Vender a través de Internet es incluso una buena opción hasta cuando el producto es algo tan especial para cada persona como ropa o disfraces. La Casa de los Disfraces comenzó hace bastante tiempo a ofrecer un sistema de venta online a través de su página web en el que ponía a disposición del internauta un catálogo compuesto por diferentes trajes. Desde el primer momento, los profesionales de dicha entidad se dieron cuenta de que su clientela ganaba en satisfacción: conseguía exactamente los productos que deseaba sin ni siquiera tener que salir de casa.

Disfrazarse: una opción para los niños… y para los que no lo son tanto

Decíamos que el marketing online es otro de los factores que se han venido desarrollando durante los últimos años. La importancia de elaborar una buena estrategia de marketing en la red es fundamental porque permite alcanzar un público objetivo tremendo, lo que lleva implícita la posibilidad de poseer un mayor número de clientes a corto y medio plazo.

La Casa de los Disfraces es un claro ejemplo de la importancia que tienen las campañas de marketing perfectamente puestas en escena en la red. Desde el primer momento, sus profesionales trabajaron en la idea de que disfrazarse no es una cosa que tenga que ver sólo con niños y niñas pequeños sino que, además, es algo gracias a lo cual los adultos también pueden tener una experiencia genial. Con ello consiguieron atraer a un público heterogéneo a su página web, lo cual ha sido una parte importante dentro de su estrategia y que le ha permitido mejorar su nivel de beneficios.

Es evidente que la empresa ha tenido que trabajar en que los productos que oferta sean de calidad. Pero esa ha sido solamente la culminación del trabajo. Que los trajes sean cómodos para quienes los portan siempre ha sido una prioridad para La Casa de los Disfraces, pero con total seguridad serían muchos menos los que conocerían estas ventajas si la empresa no hubiera tratado de expandir su imagen a través de Internet.

Deja un comentario