Refugia tu comercio del sol

Refugia tu comercio del sol

A pesar de que el último mes se ha caracterizado por haber traído a muchas zonas de España una lluvia y un frío como el que hacía años que no experimentábamos, lo cierto es que los primeros rasgos del verano ya han llegado. Uno de ellos es el cambio de hora, que tuvo lugar el pasado sábado 24 de marzo y que ha hecho posible que ahora, a las 9 de la noche, siga siendo de día en muchas zonas del país.

A partir de ahora, todos y todas vamos a tener la posibilidad de disfrutar del sol cada día. Ya no estaremos limitados por nuestro horario laboral, puesto que desde antes de las 8 de la mañana hasta pasadas las 9 habrá claridad para hacer todas esas actividades a las que tenemos que renunciar de manera obligada durante el invierno. Si esas horas de sol que vamos a ir ganando de aquí al mes de junio vienen acompañadas de buenas temperaturas (algo que terminará llegando tarde o temprano), dispondremos de un cóctel perfecto para disfrutar de nuestro tiempo de ocio.

La mayor cantidad de horas de luz y la llegada del calor es, a su vez, un arma muy importante para muchos negocios en España. En este país somos muy dados a salir de cañas o de tapas en cuanto asoma un buen día y, teniendo en cuenta la gran cantidad de españoles que se dedican al negocio de la hostelería, es imprescindible que el sol y el buen tiempo hagan acto de aparición cuanto antes. De este modo, se olvidarán por completo los estragos ocasionados por el crudo invierno que nos ha tocado vivir.

Pero no sólo a los bares les va a venir bien el aumento lumínico que implica el cambio de hora del mes de marzo. Está demostrado que el buen tiempo incentiva el consumo en diversos sectores, por lo que serán muchas las tiendas y los negocios que se beneficien de dicha situación. Sin embargo, una mayor incidencia de la luz solar implica también una serie de necesidades. La primera de ellas es, como resulta evidente, la adquisición de un buen toldo, un producto que puede ser suministrado por una entidad como Toldos Clot, especializada principalmente en la fabricación y venta de objetos como estos.

El exceso de sol, tan peligroso como su falta

Sin embargo, hay que tener cuidado con el sol. La exposición prolongada puede resultar perjudicial para una persona, que incluso puede llegar a padecer cáncer de piel como consecuencia. La luz solar también puede estar detrás de que muchos objetos de los que dispongamos en un negocio pierdan color y por tanto queden obsoletos y fuera del mercado. Por esta serie de razones es imprescindible que dispongamos de un toldo de la suficiente calidad como para aislar del sol en determinados momentos del día.

Toldos Clot ofrece todo tipo de posibilidades para llevar a efecto esa protección de la que hablamos. La entidad no sólo se encarga de producir y vender los toldos que todos conocemos, sino que también hace lo propio con otras modalidades como pérgolas, cortinas verticales o estores enrollables. No cabe duda de que elementos así proporcionarán a los negocios esa protección tan necesaria para sus productos (en el caso de las tiendas) o para sus clientes (en el caso de los bares).

Disponer de elementos así puede resultar fundamental a la hora de conseguir que los clientes confíen en nuestro negocio. Para un bar está claro que resulta fundamental hacer que su terraza presente las condiciones óptimas para atraer a la clientela. Pero es que para una tienda también es importante un aspecto como este. Las pérdidas por la decoloración de sus productos (imaginaos, por ejemplo, un negocio dedicado a la venta de muebles) pueden ser de lo más desastrosas.

El verano está más cerca de lo que pensamos. En cuanto nos queramos dar cuenta tendremos encima el mes de junio. Es evidente que muchos negocios esperan con ansia esta época del año porque les permitirá salvar su ejercicio económico. Pero el verano también trae consigo peligros ante los que es necesario conseguir una salvaguardia. Y esa salvaguardia puede tener la forma de toldos y de todos sus derivados. La esencia de Toldos Clot.

Deja un comentario