Alquiler de piscinas privadas: un nuevo paradigma en el mercado

Alquiler de piscinas privadas: un nuevo paradigma en el mercado

Sin darnos apenas cuenta, nos hemos plantado a las puertas del verano. El calor empieza a ser habitual poco a poco y no cabe la menor duda de que nos tenemos que empezar a preparar para las altas temperaturas que asolan a nuestro país durante los meses de junio, julio y agosto. La primavera que estamos viviendo, algo atípica, ha hecho que prácticamente no nos hayamos dado cuenta de que el tiempo ha seguido corriendo y que el periodo estival ya está encima de nosotros. Y todos sabemos bien que, si no nos preparamos bien para soportarlo, tenemos un problema.

Desde luego, la piscina se ha convertido en el elemento principal para tratar de combatir todos esos problemas de calor que son habituales durante esos meses. Sobre todo para todos aquellos que no tienen el refresco del mar cerca de casa. Y todo lo relativo a las piscinas ha desarrollado un negocio de un tiempo a esta parte que es bastante importante y que suele tener en meses como mayo una cantidad de trabajo bastante más grande que en cualquier otra época del año por causas obvias, entre las que se encuentra la proximidad del verano.

Todo lo que tiene que ver con las piscinas genera trabajo para sectores muy diversos. El de la construcción es uno de los que más beneficio genera, puesto que muchas de las piscinas públicas y privadas de las que se disponen en España son de obra. Además, también genera trabajo en lo que respecta a los socorristas, ya que la Ley exige que exista uno por cada piscina pública y también por cada piscina que sea comunitaria, que se sitúe en una propiedad en la que residan varias familias.

Una noticia que fue publicada en El Periódico informaba de cuáles son las mejores piscinas, tanto públicas como privadas, de la Comunidad de Madrid. El hecho de que este tipo de artículos salgan en prensa generalista pone de manifiesto la gran cantidad de gente que demanda este tipo de información para soportar el verano, especialmente si se tienen que quedar, por cualquier motivo, en Madrid durante los meses más calurosos de todo el año. Y es que son bastantes las personas que se ven en esa tesitura aunque estemos bastante acostumbrados a escuchar lo contrario de manera sistemática cada vez que llega el verano.

De hecho, y retomando el asunto de los negocios que tienen algún tipo de relación con las piscinas, vamos a descubriros algo de lo que nos hemos enterado gracias a una noticia que fue publicada en la página web de Telemadrid, que asegura que en nuestro país había nacido el primer sistema de alquiler de piscinas privadas, que además tuvo un gran éxito durante el pasado verano y que tiene pinta de que va a seguir siendo algo habitual con el paso de los años.

El pasado verano nació ese sistema de alquiler de piscinas privadas del que hablamos en este artículo. Y lo cierto es que el funcionamiento ha convencido a muchas personas en nuestro país. Las personas encargadas de alquilar este tipo de recintos han venido trabajando a lo largo del año en mejorar las instalaciones que se alquilan con el fin de que, durante este verano que está a punto de llegar, aumente el número de personas que acceden a pagar ese alquiler. Los profesionales de Cupoola, una entidad especializada en la instalación de cubiertas para piscinas, nos han comentado que han sido precisamente las cubiertas los elementos por los que han apostado esas personas para darle una imagen mucho más potente a sus piscinas.

Una apuesta segura

¿Por qué decimos que esto es una apuesta segura? La respuesta es simple: con una cubierta, una piscina de este estilo se convierte en idónea no solo para los meses de juno, julio, agosto y la primera quincena de septiembre, sino que pasa a ser algo susceptible de ser utilizado durante cualquier momento del año, lo que, automáticamente, convierte a ese posible negocio en algo mucho más rentable. La verdad es que, analizando la jugada, presenta una enorme cantidad de ventajas y prácticamente ningún inconveniente, porque la inversión para la instalación de esa cubierta no es tampoco demasiado elevada.

Estamos ante una nueva manera de enfocar el negocio de las piscinas. A la gente a la que le gusta nadar, le gustaría poder realizar esta actividad durante buena parte del año y no solo durante los meses de verano. Y las piscinas cubiertas que son públicas muchas veces están demasiado masificadas como para hacer esto. Y no hablemos ya de las piscinas públicas al aire libre durante los meses de verano. La verdad es que un mecanismo como este es idóneo para garantizar una de las actividades que, además, es de las más sanas para todo tipo de personas.

Deja una respuesta