¿Merece la pena estudiar traducción?

¿Merece la pena estudiar traducción?

A todos no llega el momento en qué tenemos que decidir que queremos hacer con nuestra vida, a veces, ese momento vuelve en repetidas ocasiones…Pero la primera vez que solemos enfrentarnos a él es cuando tenemos que elegir si queremos seguir estudiando una carrera universitaria, o no, y cuál vamos a elegir.

Es una decisión complicada, porque de la conclusión a la que lleguemos dependerá, (se supone), una parte importante de nuestras vidas. Aparte de los ideales y la motivación que podamos sentir, muchos hacen hincapié en un factor importante: la salida laboral. Hacer algo que nos haga feliz es importante, pero no nos engañemos, todos queremos terminar la carrera y no quedarnos solo con una maleta llena de sueños y un título debajo del brazo. El quid de la cuestión está en encontrar el equilibrio entre vocación y empleabilidad. De ahí que para responder a esta duda debamos fijarnos en analizar el mercado laboral actual.

Podemos decir que hoy hay un aumento en las salidas profesionales de las carreras de especialización de idiomas, debido a la expansión de los negocios a nivel internacional y a la necesidad de estas empresas y de los particulares de tener a su disposición un servicio de traducción e interpretación profesional.

Hay que tener en cuenta que el acceso al grado de TEI no es tarea fácil, ya que se posiciona como una de las carreras con la nota de corte más alta en la mayoría de las universidades. Además, la habilidades y destrezas que requiere desempeñar el trabajo de traducción son numerosas. No solo basta con el conocimiento del idioma de trabajo, si no que también se necesita el conocimiento de la cultura de ambos idiomas, así como saber redactar, adaptar los registros o manejar las nuevas tecnologías. El trabajo como traductor permite, además de un enriquecimiento profesional, la posibilidad de adquirir conocimientos de infinidad de temas.

Más que traducir un texto

Para los que no somo especialistas en la materia es común imaginar que la labor de un traductor es la de traducir un texto. Fin. La realidad laboral, sin embargo, es mucho más rica.

Propiciado por la expansión de las empresas a nivel internacional y en el contexto actual de globalización, la demanda de estos servicios es cada vez mayor y más diversa, abriéndose la posibilidad de que los profesionales especializados en idiomas trabajen en sectores tan diversos como cine, cultura, industria, comercio exterior, ámbito jurídico y legal, sanidad, marketing y comunicación etc… La lista es casi interminable.

De ahí la necesidad de centrarse en alguna especialidad, porque siendo prácticos intentar abarcarlo todo es poco real si lo que queremos es ofrecer un trabajo de calidad. Un traductor, de media, suele ofrecer 2-3 especialidades diferentes, pero complementa sus servicios con otras 2 o 3 más. Lo ideal es que, si son muchas, estén relacionadas y si son pocas, sean muy específicas.

Especializarse es importante por dos motivos principales:

-La calidad:  porque cuanto más sabes de un tema y más experiencia tienes, mejores serán los resultados de tu trabajo. Además de que con cada trabajo adquirirás más reconocimiento dentro de tu especialidad.

-La competencia: la mejor manera de diferenciarse en un mercado tan activo como el de la traducción es especializándose.

Un de las fórmulas que existen para trabajar en serio dentro del mundo de la traducción es obtener el título de traductor jurado. Según los profesionales de Eikatrad, se trata de conseguir la acreditación académica necesaria para que el contenido de un documento en otra lengua tenga valor legal. Para ello, los traductores jurados están autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores para, mediante su firma y sello, autentificar la traducción de cualquier documento en otra lengua.

Campos de especialización

Hay muchos campos en los que te puedes especializar. Como hemos dicho más arriba a la hora de elegir sería bueno poner en una balanza la vocación, por un lado, y por el otro la demanda:

  • Sector de ciencia y tecnología: dentro de este apartado encontramos la traducción médica, farmacéutica, científica y técnica. Se trata de sectores los que es importante ser muy precisos, para no desvirtuar la literalidad de los textos originales, dado su importancia.

En la traducción médica los textos traducidos serán consentimientos informados, informes médicos, guías de práctica clínica, artículos de opinión, información para pacientes, folletos, libros y atlas médicos, etc. Así como textos específicos de cada área (medicina, ciencias de la salud, enfermería, nutrición, etc.).

Tipos de textos farmacéuticos: análisis, informes, envases y etiquetas, fichas técnicas, registro de medicamentos, ensayos clínicos, manuales de productos químicos, estudios farmacológicos, expedientes de registro, prospectos, etc.

Tipos de textos científicos: artículos científicos o académicos, manuscritos, ponencias, conferencias, cursos, tesis, etc. Así como textos específicos de cada área.

Tipos de textos técnicos: manuales de instrucciones, de usuario, de mantenimiento, de instalación, de equipamiento, de maquinaría, de software, guías de usuario, fichas técnicas, pliegos de especificaciones, patentes, etc.

  • Sector juríco-comercial: se trata de traducciones de textos jurídicos, administrativos, económicos, financieros, para instituciones y organismos internacionales y la traducción jurada.
  • Sector turismo: se realizan traducciones de guías de viaje, itinerarios, folletos, audioguías, planos, aplicaciones de móvil, y todo lo relacionado con la gastronomía.
  • Sector marketing y publicidad: que abarca todo lo relacionado con el marketing empresarial, la publicidad, el Copywriting y la traducción SEO.
  • Sector editorial: donde se llevarían a cabo traducciones de ficción como novelas de todos los géneros y la no ficción, ensayos, guías, manuales, artículos para revistas…
  • Sector localización: que incluye la traducción de páginas web, software y aplicaciones y videojuegos.
  • Sector audiovisual: traducción de guiones para series, doblaje en animación, subtitulación, traducción audiovisual para plataformas VOD (Netflix, HBO, Amazon Prime, etc.) y traducción y adaptación de canciones.
  • Sector interpretación: traducciones que se realizan en eventos, ya sean reuniones, visitas guiadas, conferencias, cursos de formación, juzgados, hospitales, etc. Y la traducción simultánea en eventos o a través de teléfonos o videoconferencias.

Es una lista bastante larga que ofrece la posibilidad de ver en un vistazo la cantidad de posibilidades que nos ofrece la carrera de Traducción e Interpretación.

Por tanto, la respuesta nuestra primera pregunta es clara: sí, merece la pena estudiar esta carrera ya que su función es imprescindible a la hora de establecer relaciones entre todos los países del mundo. Las empresas de traducción son imprescindibles en el momento actual, ya que las herramientas de traducción automáticas, de la manera que están desarrolladas en la actualidad, no son capaces de cubrir las necesidades de las traducciones de forma precisa y profesional.

 

 

 

Deja una respuesta