¿Qué podemos comprar y aprovechar en un desguace?

¿Qué podemos comprar y aprovechar en un desguace?

Los coches son un gasto y elevado. No solo es que el combustible tenga un precio elevado, también debemos afrontar otros gastos como el precio de la gasolina o el diésel, la cuota del seguro, los impuestos y tasas varias, a los que se suman los gastos del propio mantenimiento del coche, porque al final hablamos de un elemento lleno de muchísimas piezas.

Una de las preguntas que suelen tener muchos usuarios es si realmente merece la pena comprar recambios de las denominadas marcas blancas, pero también es cierto que no siempre tenemos que comprar piezas nuevas. Por este motivo, multitud de gente acude a los desguaces para buscar los repuestos necesarios.

Para no fallar, hay que saber dónde adquirir los productos en estos lugares, las piezas que realmente merecen la pena y lo que nos ahorramos.

¿Qué hay en los desguaces?

Normalmente existen dos espacios, la denominada campa y la nave. En la primera normalmente suelen localizarse los vehículos que acaban de llegar o llevan poco tiempo. Se organizan normalmente por marcas, las cuales van amontonándose para de tal manera que los trabajadores puedan despiezarlos y catalogarlos, así como procediendo a la descontaminación de las piezas que van a pasar a ir agrupándose dentro de la nave y que estarán al resguardo de la meteorología (calor, frío, etc).

SI deseamos encontrar recambios entre la gran cantidad de modelos de vehículos que están en el exterior del desguace, hay que ser conscientes de llevar con nosotros una buena caja de herramientas y usar, tanto la ropa de trabajo adecuada como unos guantes de importante grosor.

Todo esto hay que tenerlo en cuenta en las piezas que todavía no han pasado por la pertinente fase en la que se realiza el control. En el caso de que no entiendas de automóviles, lo mejor es ponerse manos a la obra a la hora de buscar a una persona o personas que puedan acompañarte y serte de ayuda. Cuando por fin encuentres el recambio que necesites, recuerda que te lo van a cobrar a la hora de la salida.

Otra opción que muchas personas siguen es la de no correr tantos riesgos y encontrar las piezas certificadas, que los trabajadores del desguace han clasificado y revisado.

Las naves en los desguaces se asemejan en cierta manera a los clásicos supermercados en los que podemos llegar a encontrar muchas cosas. Normalmente, suelen dar un plazo de unos tres meses de garantía en caso de que la pieza no funcione bien.

Si vamos a los repuestos y valoramos los que realmente son rentables de comprar, en Desguaces Cascajo hablan de lo importante que puede ser economizar en cuanto al motor. Uno nuevo puede llegar a estar valorado en unos seis mil euros, pero en los desguaces es posible que no pueda llegar ni a los mil euros.

Algunas partes del coche, nos pueden costar bastante menos, pero eso sí, deberás pintarlo, aunque con ello podrás pasar la ITV. Otras zonas como los cristales sí que pueden ser una opción de interés, puesto que comprar unos nuevos suele ser bastante más caro.

Otra opción que puede ser de verdadero interés es comprar el tren trasero, siempre y cuando el vehículo que nos dé el recambio no sufra golpes y sea una magnífica opción, puesto que el nuevo puede llegar a costar varias veces más. Otros componentes y piezas pueden también ayudarnos a ahorrar bastante dinero entre unas y otras piezas si son muchas.

Hay una serie de elementos que debemos observar con cierta precaución antes de que se adquieran en un desguaces, tales como el turbo, donde hay elementos como las aspas pertenecientes a la turbina que tienen que encontrarse en un óptimo estado.

Si vamos a los amortiguadores, aquí las diferencias se notan, siendo conscientes de que además estamos ante un elemento que pueda influir de forma decisiva a la hora de afrontar la propia estabilidad el vehículo, por lo que no está demás el pensarlo bien. Lo que siempre vamos a recomendar es adquirirlo en el interior de la nave, no fuera en la campa.

Una de las piezas a recomendar que sean nuevas son las ruedas, pues son vitales para nuestra seguridad y en general para el coche. Sí que es cierto que dentro de la nave puede haber ruedas que tengan buen estado y un dibujo profundo, pero no se puede tener la seguridad, ni de la fecha en que se fabricaron ni de cómo se encuentran, de tal manera que, aunque cuesten más, mejor que sean nuevos. Igualmente tampoco debemos comprar de segunda mano discos o pastillas.

 

Deja una respuesta