Trucos para dirigir un equipo empresarial

Trucos para dirigir un equipo empresarial

Si tienes una empresa o eres jefe de un equipo y tienes empleados a tu cargo sabrás que dirigir un equipo no es una tarea sencilla. Se requieren habilidades y conocimientos para poder dirigir con éxito un equipo empresarial, aunque muchas veces con eso no basta.

Pero a pesar de ello existen algunos trucos que pueden servir y ser de ayuda para todas aquellas personas que tengan que liderar un equipo. Así que vamos a ver descubrir los mejores trucos según los profesionales. Por supuesto, recuerda que son trucos generales, que no tienen porqué funcionar con todo tipo de personas.

1. Conoce a tus empleados o subordinados

Ya os lo decíamos en la anterior frase, los mismos trucos pueden funcionar con unas personas, pero no hacerlo con otras. Por ello es fundamental que si vas a dirigir a un equipo conozcas bien a tus empleados o subordinados. No hay nada que más irrita a un trabajador que se trate a todos por igual o que se hable como conjunto. Son personas individuales y lo más conveniente es actuar en función a ellas.

Así que este consejo se basa en conocer a los empleados y tratarlos a título individual. Porque pongamos un ejemplo, un trabajador ha cometido un pequeño fallo. Como jefe de equipo deberías informar al empleado de lo que ha hecho mal para que no vuelva a ocurrir en el futuro o simplemente para que aprenda cómo se debería haber hecho. Pues puede que por el enfado notifiques el fallo de una manera algo agresiva al empleado. Algunos no le darán importancia, pero para otros puede ser una auténtica faena que no les sentará nada bien e incluso influirá en la productividad de la jornada. Así que deberías saber que con algunas personas hay que tener un poco más de tacto e intentar que sea así para que se sientan a gusto con el equipo.

Esto tan solo es un ejemplo para que puedas ver que la misma acción una persona se la puede tomar bien, pero para otra puede ser todo un mundo. Así que intenta conocer a tus empleados lo mejor posible para adecuar tus relaciones y acciones a su personalidad.

2. Basa el trabajo en la organización y fija bien las tareas

Otra cuestión importante que deberías tener en cuenta es que la organización es clave. Un trabajo desorganizado difícilmente tendrá buenos resultados. Así que fija bien las tareas de cada empleado, que en ningún caso se sientan perdidos y no sepan qué es lo que tienen que hacer.

3. Ofrece oportunidades reales

Un empleado sin motivación tan solo hará el trabajo, no se esforzará para hacerlo lo mejor posible ni en los mejores tiempos. Por ello deberías motivar a los trabajadores con oportunidades de crecimiento reales, recompensas por objetivos… Un buen líder siempre tiene que saber ofrecer oportunidades a sus subordinados para que éstos sepan que el buen trabajo tiene recompensas.

4. Siempre viene bien motivar a los empleados

Ya hemos hablado en el punto anterior de ofrecer oportunidades de motivación para que los empleados saquen su mejor versión. Pero en la motivación no solo entra esto. Muchos líderes tan sólo hablan con sus empleados cuando algo está mal, cuando se han equivocado y han cometido un error. En cambio cuando hacen las cosas bien no lo valoran ni lo hacen saber. Y esta cuestión puede frustrar a los empleados. Por lo que nunca está de más agradecer el buen trabajo y felicitar a los empleados cuando se han esforzado.

5. Favorece la comunicación

En un equipo tendría que haber una comunicación recíproca. Muchos jefes tienen comunicación escasa con sus empleados y eso impide que conozcan los problemas y necesidades reales de la compañía. Así que muéstrate cercano con tus subordinados o hacerles saber que pueden contar contigo para hablar o pedir ayuda.

6. Fomenta la fidelidad

Y el último truco de este artículo tiene que ver con la fidelidad, que hay que fomentarla, ya que si un empleado siente pertenencia o fidelidad con su empresa estará dispuesto a realizar sacrificios y a esforzarse al máximo.

Estos son algunos trucos que pueden ayudar a liderar un equipo con éxito, pero como hemos dicho son consejos generales que no funcionan con todo tipo de personas. Además la posición de líder es una posición que hay que ganársela y trabajarla día a día. Y no es fácil, tanto que existen programas de liderazgo en los que profesionales enseñan a potenciar las habilidades directivas. “En los programas de desarrollo el empresario o jefe de departamento tendrá cuenta con ayuda mentorizada de un coaching directivo. Un apoyo de alta dirección en el que primero se identifican las carencias para buscar las soluciones necesarias para una mejora tanto en eficiencia como en rentabilidad para la propia empresa”, explican desde Action Project una consultoría estratégica en Sevilla que ofrece programas de desarrollo directivo.

Deja una respuesta