La resistencia del mundo textil en España

La resistencia del mundo textil en España

La moda es el cuarto sector empresarial de España en exportaciones con un 8,4% (22.836,7 millones de euros) según los últimos datos. Casi la mitad del volumen corresponde a la fast fashion, de la que somos líderes mundiales. En cualquier caso, su aportación al PIB español sigue siendo importante: en 2017 fue del 2,9%, más que todo el sector primario junto (agricultura, ganadería y pesca, 2,6% en el mismo ejercicio, según el INE). Hoy en día somos el cuarto país que más moda exporta de la Unión Europea, tras Francia, Italia y Alemania, si bien 2018 no fue un buen año en este aspecto. Sin embargo, se confirma que España y el mundo textil mantienen una relación de amor.

Por culpa de la crisis de 2008, fueron muchas las firmas de moda, talleres de confección y otras empresas afines se quedaron por el camino o se quedaron reducidas a la mínima expresión como consecuencia de un tsunami que en gran parte llegó de Asia , pero dejó como supervivientes a firmas o muy especializadas o con sistemas logísticos punteros, como Inditex. Y es que con el gran gigante de Amancio Ortega, nadie puede.

Lo que está claro es que en los últimos años, el sector textil ha sufrido, más que una transformación, una auténtica revolución en todos sus métodos. Hablamos de las formas de producción y de consumo, que han mutado radicalmente, dando lugar a un panorama totalmente nuevo. Por eso tiene mérito las empresas que han sabido reinventarse y buscar un nicho de mercado. Los nuevos modelos de negocio han compensado estos descensos, que fundamentalmente han venido provocados por la desaparición de empresas por la crisis de hace más de una década.

Solo las empresas que han sabido cambiar el chip son las que se han mantenido con vida. Es el caso de Lencería Paqui, una empresa con más de 30 años en el sector de la lencería y que han sabido amoldarse a las nuevas reglas de juego del mercado. En su tienda on line encontrarás todo lo que necesites a precios realmente competitivos. Cuentan con una de las mejores colecciones de sujetadores Chantelle. Concretamente están especializados en sujetadores reductores y en ropa interior, tanto femenina como masculina. Así es como las empresas se tienen que reinventar y sacar la cabeza cuando el agua está a punto de taparlo todo.

Su apuesta por diferenciarse, por transmitir sensibilidad femenina, calidad, confort, y por reforzar su imagen en presentaciones rebosantes de fantasía, hace  de esta firma una tienda única e imprescindible en nuestro panorama de moda intima donde destaca su colección de sujetadores reductores. Y es que ahora son muchas las mujeres que han encontrado en este tipo de venta on line, su mejor aliado para encontrar la prenda que estaba buscando en el mercado.

Tres décadas de compromiso

En casi 30 años de andadura, esta es hoy una firma claramente reconocida después de ser pionera en los inicios de los años 90 como tienda de lencería femenina. Desde entonces no han dejado de crecer hasta hace unos años, incluso sobreviviendo a la dura crisis vivida entre 2008 y 2013. Está comprobado que la clave para mantenerse arriba con salud en un sector que ha menguado mucho en España en los últimos años es la constancia, no bajar la guardia (en momentos como la crisis) y la especialización.

La competencia

Clave en la supervivencia de la empresa, además de la selección adecuada de los tejidos, es estar siempre pendientes del mercado, viendo qué hace la competencia, qué piden los clientes, innovando continuamente. Y es que está comprobado que hay que aprender del enemigo. En ocasiones para no hacer o seguir su camino, y en otras ocasiones para todo lo contrario.

Las empresas que han resistido son en muchos casos familiares, no por ello pequeñas y que cuentan con importante volumen de negocio, incluso cuentan con directivos de segunda y tercera generación muy preparados que afrontan estos nuevos tiempos con la incorporación de nuevas tecnologías, cuidado diseño e importante apertura de mercados internacionales. Todas estas características constituyen posiblemente la fórmula de éxito de muchas de las empresas españolas de este sector.

Ahora que ya conocemos un poco más cómo se ha conseguido ser la resistencia del mundo textil en España y es que muchas tomen ejemplo porque se aproxima otra nueva crisis, incluso peor que aquella del 2008, y es ahora donde la experiencia de vivencias pasadas, y las ganas de salir adelante serán las claves para poder resistir. Es el momento de volver a resucitar como ya ocurrió a finales de la década pasada.

 

Deja una respuesta