¿Cómo planificar una reforma integral?

¿Cómo planificar una reforma integral?

Si tienes frente a ti la necesidad de realizar una reforma integral ya sea a tu casa u oficina, por la razón que sea, un cambio de ambiente, mejoras o que se necesitan de trabajos de mantenimiento debido al paso del tiempo, es una gran proyecto entre manos.

No obstante, la clave ante cualquier gran proyecto es la planificación. Aquí te enseñamos como hacer una ante estos casos con la ayuda de lo expertos en obras de reformas de Geneop.

Trabaja sobre ideas claras

Muchas veces, cuando intentamos comenzar obras de reforma, idealizamos los resultados o más bien comenzamos con diferentes opciones en la cabeza sobre como deberían quedar los espacios, ya que todos nos gusta y todo lo queremos.

Al contrario de esto, la clave está en comenzar a trabajar sobre ideas claras y lo más ajustadas a la realidad posible. Para ello, debemos primero definir las prioridades y comenzar por ellas, tomar decisiones acertadas en cuanto al espacio, la funcionalidad y el presupuesto, ya que la bañera de la que estás enamorado, de repente no encaja en el espacio que tienes disponible, por mencionar un ejemplo, y más importante aún, debemos estar conscientes de si los cambios que queremos entran dentro de nuestro presupuesto.

No pierdas de vista tu presupuesto

Como mencionamos anteriormente, tener siempre presente nuestro presupuesto en cada decisión que tomemos para con la reforma es de suma importancia para que todo salga bien.

Lo primero es saber con cuanto dinero contamos, ya sea que lo tengamos ahorrado o que estemos pidiendo una financiación, de forma que podamos dividir cuanto dinero vamos a dedicar a cada zona de la casa o la oficina y cuanto podemos destinar a los elementos y materiales que vamos a utilizar. Esto para que nada se nos salga del presupuesto y nos quedemos varados a mitad de camino.

Cuando estemos valorando nuestro presupuesto es importante pensar en aquellos gastos que podremos amortizar en un futuro, como por ejemplo, las reformas energéticas, las cuales vamos a recuperar con una mejor eficiencia y con un ahorro significativo en nuestras facturas de servicios.

Y es que ya que vamos a invertir dinero en nuestra propiedad, hay que hacerlo con mentalidad de sacar el mejor provecho de ello. Por ejemplo, hoy en día los servicios de domótica, climatización y otros como cerramientos estancos, toldos y persianas programables, propuestas de geotermia… todo ayuda a que nuestra propiedad se convierta en un espacio ecosostenible que no solo ayuda a la conservación del medio ambiente, sino que hace nuestra vida más cómoda y práctica y nos permite ahorros a futuro.

Igualmente, no se debe olvidar el costo de las licencias que deberemos pedir para realizar los trabajos y los honorarios de los profesionales que intervengan en la obra.

Por otro lado, hay otros factores que a veces se olvidan pero que son importantes de incluir, como por ejemplo, el costo del trastero para guardar todos nuestros muebles y pertenencias mientras se hacen las reformas o el alojamiento a donde tendremos que mudarnos durante este tiempo.

Finalmente, el coste de la reforma dependerá de si es una reforma integral o una de menor escala. En cualquiera de estos casos, las instalaciones suponen el 30% de tu presupuesto total. Para orientarte un poco más, esto sería un coste aproximado de 1.000€/m2 (dependiendo de la zona geográfica).

Un ejemplo de presupuesto podría tomarse comenzando por el baño, que suele ser la zona prioritaria para una obra de reforma. Entonces, la renovación de la instalación eléctrica y de fontanería suele representar un 25% del coste total de la reforma del baño, el cambio del revestimiento cerámico 25 € a 5 € el m2, y su mobiliario de 40 € a 80 €.

Busca el mejor profesional

Esta reforma no la puedes llevar por tus propias manos por mucho que quieras. El hecho de que seas manitas, no te capacita para llevar a cabo la reforma integral de un piso entero o una oficina. Igualmente, a la hora de contratar un profesional, recuerda que lo barato, muchas veces sale caro; por lo que lo mejor es invertir el precio justo por un profesional con experiencia y buena reputación.

Par dar con el, hay que investigar en el mercado y comprar opciones. Hazte con varias propuestas e intenta elegir la que represente la mejor elección de calidad- precio. Además, te puedes dar cuenta de cuando un profesional es una buena elección o no porque un buen profesional será aquel que te ofrezca asesoría durante todas las partes del proceso, te de  garantías del periodo de ejecución de las obras, de la calidad de los materiales y acabados, así como la corrección de defectos y problemas de uso diario, etc. Incluso, los buenos profesionales ayudan al cliente a tomar decisiones que les represente un ahorro en la compra de materiales y en las soluciones que se deben aplicar sobre la vivienda.

Otra forma muy eficiente de dar con un buen profesional es a través de la tradicional forma de publicidad del boca a boca. Consulta entre tus conocidos si tienen un buen profesional de obras que puedan recomendarte ya que haya tenido una buena experiencia de trabajo con él y haya probado que puede ser de confianza, que obtiene buenos resultados y cumple con los tiempos pautados.

No te olvides de los permisos

Es muy importante que no te saltes ningún paso legal en tu proceso de reforma, y es que para llevar a cabo estos trabajos tienes que solicitar ciertos documentos.

Por lo general, los profesionales que contrates se encargan de asesorarte en este paso, e incluso, algunas empresas de reforman los tramitan por ti, incluyendo el coste del servicio dentro del presupuesto acordado. Cualquiera que sea el caso, es importante que sepas que debes hacerlo y estés muy claro sobre el proceso, ya que de no tenerlos, podrían parar tu reforma en seco y tener problemas con la justicia.

Las licencias de obras menores incluyen las reformas de baños, cocinas, pavimentos o alicatados; mientras que la licencia de obras mayores es necesaria cuando se realiza cualquier cambio estructural de la vivienda. Por ejemplo, la apertura de puertas o ventanas que den a la calle siempre requieren de este tipo de licencias.

Participa en el Proyecto

Una vez se haya comenzado con las reformas, es importante que participemos en cada paso del proceso. De esta manera estaremos enterado de todos los trabajos que se están realizando, los resultados que se están obteniendo, si todo va según lo planeado, nos enteraremos de cualquier imprevisto que pueda aparecer y participaremos en la toma de decisiones frente a dicho imprevisto… Más importante aún, estaremos vigilando que de verdad el presupuesto se esté usando de acuerdo a lo planeado.

Además, verás que una vez tengas todo planificado y tengas a un buen profesional como tu mano derecha en todo el proceso, ver como tu casa o tu oficina se va transformando en lo que tenias en mente es un proceso de lo más bonito y disfrutable.

Otros aspectos a tener en cuenta antes de programar la reforma

El equipo de Geneop te recomienda prestar especial atención a los siguientes aspectos cuando de hacer reformas integrales se trata:

  • Los tiempos de comienzo y entrega de la reforma

Los tiempos en los que se harán la reforma son muy importantes para poder organizarnos, sobre todo si se trata de nuestra casa y tenemos que abandonarla durante este periodo de tiempo , o tenemos que detener nuestras funciones en la oficina. Así, debemos programarla con los profesionales que intervendrán con el tiempo suficiente y buscar que se cumplan los plazos pautados.

  • La clave está en los detalles y acabados

Recuerda que en la fase inicial debemos establecer prioridades, de forma que se tomen decisiones sobre si se tiene que suprimir alguna partida para beneficiar a otra. Esto, tomando en cuenta el presupuesto que se necesitará para cada una. Dicho presupuesto suele ser de hasta un 20% de diferencia en el presupuesto final en función de la calidad que elijamos para cada material y acabado.

Igualmente, como cada material y acabado tendrá una forma diferente de tratamiento y cada parte de la casa necesita un trabajo diferente, también hay que tomar en cuenta que los esfuerzos de la mano de obra variará también y por lo tanto, su costo.

  • Procura una ejecución con garantías

El contrato de ejecución es el documento donde propietario y la empresa concretan la forma de pago, las calidades del servicio, la fecha de entrega y las penalizaciones por retraso.

Debes procurar que tu empresa o el profesional que contrates elabore el tuyo y que todo esté bien en él antes de firmarlo.

Por lo general, las penalizaciones por retraso consisten en una cantidad de dinero al día que tendrá que pagar el constructor o que se descontará del precio del contrato en caso de que no se cumplan con las cláusulas. Así, que si tenemos esta cláusula a nuestro favor nos aseguramos de que el equipo hará lo posible por terminar a tiempo.

Deja una respuesta