La residencia universitaria del futuro

La residencia universitaria del futuro

Una residencia universitaria es un centro que proporciona alojamiento a los estudiantes universitarios, aunque es cierto que no tiene por qué ser solo de Universidad, también pueden ser de Secundaria o de Formación Profesional. Frecuentemente el centro se encuentra integrado o adscrito a una universidad, pero también existen residencias independientes de las universidades.

Las residencias universitarias normalmente están situadas en los propios campus o en sus inmediaciones. En general, suelen ofrecer una serie de servicios demandados por los estudiantes universitarios, desde el alojamiento y la manutención hasta lavandería y biblioteca. Ahora bien, es cierto que en los últimos tiempos las residencias han cambiado mucho. La imagen que podemos tener del pasado es esa donde los alumnos estaban obligados a hacer lo que les decían, casi como en un internado. Pero ahora no es así. Todos los años son cientos los estudiantes que se lanzan en busca de una residencia.

Para conocer un poco más la forma de funcionar de estas residencias actuales hoy vamos a visitar a la Institución del Divino Maestro. Ellos gentilmente nos abren las puertas para conocer un poco más sobre ella. La residencia universitaria está en Madrid , es una fundación benéfico-docente promovida y patrocinada por el Arzobispado de Madrid desde el año 1927. “Entre nuestros universitarios destaca muy especialmente la dedicación al estudio y su magnífica disposición para la convivencia”, nos explican fuentes del centro.

Esta residencia de estudiantes en Madrid centro está organizada sobre un régimen profundamente humano y familiar, basado en la libertad y la responsabilidad de cada uno, que hace que los alumnos vean en ella una prolongación de su propia casa. Está claro que aquí no habrá gamberros, pero tanto monjes de clausura. La responsabilidad de cada uno será la principal marca de presentación. “Procuramos que el universitario adquiera el más amplio bagaje cultural necesario para una mejor convivencia y una formación social y humana a la altura de los tiempos”, cuentan.

Para ello, se organizan actividades, compatibles con sus estudios y llevadas a cabo por ellos mismos a través de comisiones, como son las charlas y coloquios, los certámenes de relato corto y poesía, los concursos de fotografía y cortos de cine, las maratones deportivas, etc. Unas actividades que permiten que la convivencia sea mucho más agradable. Al final, este grupo pasa a ser una familia. Y no es la primera vez que han quedado posteriormente para realizar quedadas y cenas de reencuentro.

Cómo es

Esta residencia cuenta con habitaciones dobles y triples con baños comunes ubicados estratégicamente por los pasillos. Además, ofrecen servicio de comedor, lavandería, conexión a Internet, salas de estudio, biblioteca, gimnasio, sala de informática, capilla, prensa diaria, etc. Y para los ratos de ocio, esta residencia para estudiantes en Madrid centro dispone de salas de vídeo, televisión y proyecciones audiovisuales, sala de juegos, sala de música e incluso de una magnífica pista deportiva para fútbol sala, baloncesto y vóleibol. Así que es imposible que la gente no se divierta. Aunque sin olvidar que el principal fin es estudiar y que tengan un ambiente tranquilo y propicio para hacerlo.

En esta residencia hay 127 plazas, y según nos aseguran desde la dirección, cada año se agotan, demostrando y reafirmando que son un referente en Madrid como residencia universitaria. Ahora bien, si has llegado tarde, no te preocupes, porque puedes tener una segunda oportunidad. Si se produce una baja se ponen en contacto con los interesados en formar parte de esta residencia universitaria, que se encuentren en lista de espera y esto puede ocurrir en cualquier momento del año. Es tan fácil cómo rellenar el formulario en la sección “solicitud de plaza” y hacerla llegar a través de su correo electrónico solicitudes@instituciondeldivinomaestro.es.

El precio

Los precios, de septiembre a junio, puede oscilar entre 600 y 650 euros al mes. Esta cantidad es común a todo residente, tanto en habitación doble como en triple. Y por supuesto, todos los servicios están incluidos en el precio. Además luego hay descuentos en Navidad y Semana Santa por comidas, y en septiembre por retraso en la incorporación. Durante los meses de julio y agosto la Residencia permanecerá abierta para aquellos residentes que hayan estado durante el curso, viéndose reducidos algunos servicios.

Ya has visto que ahora mismo las residencias universitarias nada tienen que ver con lo que había antes. Son lugares cómodos, seguros y donde puedes hacer tú día a día sin sentirte como un extraño. Como ejemplo, hay ya algunas residencias que ofrecen servicios de Televisión IP durante el curso para que los estudiantes puedan acceder a contenido formativo, mientras que en las épocas de vacaciones ofrecen este mismo servicio pero con un contenido comercial.

Deja una respuesta